Cristales y Chakras

La palabra chakra, en sánscrito, significa rueda. La función de una rueda es girar. Girando a distintas velocidades se produce una intensidad de energía diferente. Nuestros chakras giran como torbellinos de forma cónica produciendo un flujo vertical de energía que pulsa hacia arriba y hacia abajo a través de la espina dorsal, extendiéndose más allá del cuerpo físico, por encima de la cabeza y por debajo del cóccix. Cuando la energía no puede fluir libremente, el sistema se colapsa provocando un desequilibrio o un bloqueo energético, que en nuestro cuerpo físico se traduce en enfermedad.

Cuando se habla de chakras, generalmente, se hace referencia a los 7 chakras principales que se encuentran distribuidos en nuestra cabeza y a lo largo de la columna vertebral. Cada chakra tiene un color diferente, producido por la velocidad a la que gira, con una distribución idéntica a la del arco iris.

Teniendo en cuenta que cada chakra emite un color a causa de su frecuencia vibratoria, se puede establecer una relación entre los colores de los cristales y de los chakras pudiendo influir en ellos con el uso de los cristales en la meditación o aplicándolos sobre los distintos chakras a modo de mandala. El cuerpo y la psique advierten la presencia activa de la piedra, y reaccionan positivamente.

De este modo podemos utilizar las distintas piedras, según nuestras necesidades energéticas, para obtener bienestar, reforzar nuestra concentración, tratar el insomnio y la jaqueca producidos por nuestras preocupaciones, equilibrar el sistema nervioso, acceder a nuestros bloqueos emocionales, detectar programas negativos almacenados en nuestro subconsciente y sacarlos a la luz para transformarlos en conocimiento, etc.

Los cristales son capaces de modificar los campos de energía, armonizando, sanando y equilibrando, ya que poseen propiedades piezo-eléctricas e isócronas. Se dice que esta cualidad permite al cuarzo dar, en nuestro campo energético, 4 millones de pulsaciones por segundo.

La utilización de los cristales en sanación permiten armonizar de nuevo el cuerpo y las energías cuando están puestas encima del órgano enfermo o del chacra correspondiente:

chakra11.- MULADHARA (también llamado chakra sacro, base o raíz): Situado entre el ano y los genitales, en el plexo sacro-coccígeo. Se desarrolla entre los 0 y los 7 años. Su elemento es la tierra. Está relacionado con el enraizamiento, la aceptación, la nutrición, la supervivencia, la pertenencia al grupo, la familia, la reproducción, la eliminación de lo superfluo. Las partes del cuerpo relacionadas con este chakra son la estructura ósea, los pies y las piernas, el sistema excretor y el tejido conjuntivo. Representa la voluntad de vivir, el YO SOY. Es el más bajo de los chakras y gira a la frecuencia de la luz roja por lo que está en la misma frecuencia que todas las piedras rojas como el granate, rubí, jaspe rojo, hematita, ágata roja, coral rojo. También piedras oscuras o negras como la obsidiana, el ónice negro, cuarzo ahumado, turmalina negra…, por su relación con los chakras de los pies.

chakra22.- SVADHISTHANA (también llamado chakra sacro, umbilical o emocional): Se sitúa en el plexo pélvico, a la altura del hueso sacro y la primera vértebra lumbar de la columna, encima del pubis, debajo del ombligo. Se desarrolla entre los 8 y los 14 años. Su elemento es el agua. Se relaciona con la sexualidad y la sensualidad, la creatividad de la vida, la seguridad, la fluidez, la flexibilidad, el movimiento y la fuerza vital. Nos habla de la dualidad y nos ayuda a reconocer las emociones de los demás. Las partes del cuerpo relacionadas con este chakra son: órganos sexuales, riñones, vejiga, ovarios, útero, próstata y los fluidos del cuerpo. Su color es el naranja. Tiene la misma vibración que las piedras anaranjadas como el ámbar (es resina fosilizada), ágata coralina, ópalo de fuego, jaspe anaranjado, fluorita naranja, andalucita, calcita naranja, topacio imperial, feldespato naranja, piedra luna…

chakra33.- MANIPURA (también llamado chakra del plexo solar): Se sitúa en el plexo solar, en la conjunción de las vértebras dorsales y lumbares, detrás del ombligo, debajo del esternón, cerca de la boca del estómago. Se desarrolla entre los 15 y los 21 años. Su elemento es el fuego. Representa nuestra fuerza de voluntad para conseguir nuestras metas, nuestro poder, la capacidad para materializar las ideas, la vitalidad, la autoestima, el autoconocimiento. Las partes del cuerpo asociadas a este chakra son el estómago, el intestino delgado, el páncreas, el hígado, la vesícula biliar y el píloro. Vibra en la misma frecuencia que todas las piedras amarillas y la escala cromática de las marrones y doradas: topacio, ámbar, citrino, ojo de tigre, piedra sol…

chakra44.- ANAHATA (también llamado chakra corazón): Situado en el plexo cardiaco, sobre el corazón, después de la primera vértebra dorsal. Se desarrolla entre los 22 y los 31 años. Su elemento es el aire. Es como un gran generador, es el centro del amor universal y de la compasión, la armonía, la paz, el equilibrio, la ternura, la generosidad, la unión y la devoción. Las partes del cuerpo que representa son los pulmones, el corazón, los brazos, las manos, la piel y la sangre. Regula el corazón y la circulación sanguínea. Su color es el verde que comparte vibración con el rosa y con todas las piedras verdes y rosas como el cuarzo (verde y rosa), turmalina (verde, rosa, corazón de sandía), jaspe verde, kuncita (verde y rosa), crisoprasa, peridoto, olivino, aventurina, amazonita, ágata musgosa, rodocrosita, unikita, coral rosa, rubelita, esmeralda, jade…

chakra65.- VISHUDHA (también llamado chakra de la garganta): Se encuentra situado en la garganta, debajo de la nuez. Se desarrolla entre los 29 y los 35 años. Su elemento es el éter. Representa el sonido, la voz, la palabra, la escucha, la expresión, la verdad, el espacio, el silencio, la comunicación, la creatividad artística y el conocimiento. Las partes del cuerpo que le corresponden son la tráquea, los bronquios, las cervicales, los hombros, los oídos, la laringe, la faringe, las amígdalas y las cuerdas vocales. Regula la linfa, la tiroides y el lenguaje. Su color es el azul turquesa, por lo que son piedras adecuadas para este chakra, todas las azules como el zafiro azul, topacio azul, turquesa, aguamarina, amazonita, crisocola, fluorita azul, celestita, angelita, calcedonia, lapislázuli…

chakra56.- AJNA (también llamado chakra del entrecejo o del Tercer Ojo): Se sitúa entre las cejas. Se desarrolla entre los 38 y los 48 años. Su elemento es la conciencia, la esencia pura de todos los elementos. Representa la espiritualidad, la intuición, la inspiración y la integración, la comprensión, la aceptación y el desapego. Las partes del cuerpo son el cerebelo, el sistema nervioso, la nariz, los ojos y los oídos. Regula los procesos centrales. Es el centro de la clarividencia y de la telepatía, la sabiduría y la inteligencia. Su color es el azul índigo. Tienen la misma vibración todas las piedras azul oscuro o índigo, ya sean translúcidas u opacas, como la azurita, sodalita, zafiro, lapislázuli, cianita, fluorita…

chakra77.- SAHASRARA (También llamado chakra de la corona o loto de los mil pétalos): Situado en la coronilla. Se desarrolla entre los 43 y los 50 años. Su elemento es el pensamiento. Es el chakra de la libertad, de la paz y la alegría, del conocimiento puro, de la espiritualidad, la intuición y el altruismo. Las partes del cuerpo correspondientes son el cerebro, la médula espinal, las vértebras, el cráneo y el sistema nervioso central. Su color es multicolor, pero se le asocia el violeta o el transparente, por tanto son cristales adecuados para este chakra: Amatista, fluorita, sugilita, chaorita, calcita romboide, cristal de roca, celestita, turmalina blanca, cuarzo con rutilo, diamante…

Entre los chakras secundarios destacan los de los pies, relacionados con el primer chakra y los de las manos consideradas órganos del corazón, capaces de sanar, si la intención es la adecuada:

  • CHAKRAS DE LOS PIES: Son los chakras de base, los que nos mantienen con los pies en el suelo. Cuando nos sentimos fuera de la realidad es porque normalmente los chakras de los pies están desenergetizados (fríos). El color de los minerales de estos chakras son el negro y el ahumado, ya que el negro es idóneo para ayudar a que la persona vuelva a adquirir seguridad en sí misma, pisar con firmeza y saber lo que se quiere.
  • CHAKRAS DE LAS MANOS: Están situados en el centro de las palmas de las manos. Se vinculan con el color blanco o transparente porque son los conductores de la energía de luz o energía de sanación. A través de los chakras de las manos se canaliza la energía de sanción. Se puede mantener, los minerales, sostenidos entre las manos ya que en la zona de la palma de las manos se encuentran la mayoría de puntos reflejos de sanación de todo el cuerpo.

chakras

A excepción del séptimo chakra, coronario o Sahasrara, que es representado por un loto de mil pétalos, a cada uno de los seis primeros vórtices energéticos situados sobre Sushumna se adjudica un determinado número de pétalos de loto (Muladhara: 4; Svadhisththana: 6, Manipura: 10;.Anahata: 12; Vishudda: 16; Ajna: 2). Se dice que el número de pétalos corresponde a los órganos del cuerpo con los que está relacionado. La suma de estos pétalos da 50 y corresponden a las 50 letras del alfabeto sánscrito. En cada uno de ellos hay una escrita.