“Coach” es un término inglés que procede de la palabra inglesa medieval “coche”, que significa carruaje o vagón. Un coach es un vehículo que lleva a una persona del lugar donde se encuentra al lugar donde desea ir. “Coaching” también se traduce como “entrenamiento intensivo”.

Consiste en generar un proceso de entrenamiento personalizado y confidencial entre dos personas, el cliente y el coach, en el que éste, mediante la técnica de “la mejor pregunta posible” ayuda al cliente a alcanzar las metas y objetivos que desea alcanzar, rindiendo al máximo de sus capacidades.

El coach ayuda a clarificar el estado presente del cliente, sus metas y objetivos. Le apoya y le guía mientras el cliente marca y decide su camino. Le desafía con sus preguntas y le estimula para que pueda encontrar las mejores estrategias que le aseguren la consecución de su objetivo, ayudándole a distinguir entre lo que es verdaderamente importante para él, y lo que no, en cada momento de su camino.

El coach ayuda al cliente a trascender sus barreras y limitaciones, conscientes o inconscientes para que él consiga lo mejor de sí mismo, para que pueda actuar de la forma más eficaz posible, sacando a la luz  su fuerza interna.

Es un proceso que pone la atención en las mejoras, en las soluciones y no en los problemas o conflictos del pasado.

Para que el proceso funcione es fundamental que el cliente esté dispuesto a hacer el recorrido ya que sin acción no hay coaching.