Es una técnica japonesa de transferencia de energía curativa por imposición de las manos. La palabra REI, en japonés, significa Universal, sin límites, y la palabra KI significa energía vital.

La Energía Universal se canaliza a través del chakra (centro de energía) de la cabeza, pasa por los centros energéticos superiores y después, por los brazos y las manos, al paciente.

Es una herramienta muy eficaz para conseguir relajación y sanación. Se puede trabajar a nivel físico para quitar dolores y también a niveles emocionales, ayudando a liberar bloqueos de energía, que de algún modo pueden llegar a traducirse en una enfermedad.

El Reiki se da con el sujeto vestido, en camilla, suelo, o silla con respaldo rígido. El tratamiento completo requiere entre sesenta y noventa minutos, aunque en el caso de personas mayores o enfermas comienzo con sesiones de media hora que voy alargando gradualmente según como reacciona la persona.